Descargas
Preguntas frecuentes
Dona
Servicios

Jóvenes

El Papa Francisco ha dicho que a los jóvenes pertenece el presente, más que el futuro; la Iglesia arquidiocesana tiene en ellos una misión prioritaria. ¡Conócela e intégrate!

Misión:
 
Propiciar y generar espacios, momentos y encuentros que favorezcan los procesos juveniles y vocacionales de adolescentes y jóvenes que podamos alcanzar en esta pastoral, fortaleciendo la vinculación de las vicarias episcopales, zonas pastorales, decanatos, unidades pastorales, parroquias, movimientos y expresiones juveniles; a través de sus 5 áreas: Escucha y discernimiento, Misión Joven, Liturgia Joven, Redes y Comunicaciones, Acción Social.
 
Visión:
Promover en toda la arquidiócesis la evangelización católica de joven a joven través de la formación de agentes y el acompañamiento y, a fin de ser promotora del compromiso joven en el discernimiento, en la misión, en la oración, en la comunicación y en el voluntariado.
 
Objetivo General
Lograr que el joven se sienta acogido en y por la Iglesia, acompañarle en su etapa de vida, proyectar junto a él, un camino de oración, de discernimiento, de compromiso y de participación activa en su entorno, dentro y fuera de la Iglesia. Teniendo como base la experiencia del Amor de Dios (Kerigma); en su proceso la vivencia de Cristo vivo y resucitado (alegría Pascual); y así poder llegar a la etapa adulta siempre con la gracia del Espíritu Santo, para que pueda saber, sentir y asumir su ser Cristiano de manera profunda, concreta y trascendental. Ayudándole a encontrar su vocación y que genere un bien común.

Medios

  • Con el acompañamiento de agentes previamente formados de manera integral, es decir humana y espiritualmente. De tal modo el joven será escuchado y acompañado en esta etapa de su vida.
  • Poniendo las 5 áreas a disposición del joven como un subsidio y que estas áreas propicien los momentos oportunos, las actividades y lugares concretos donde el joven podrá recibir la escucha y acompañamiento, desarrollar su creatividad, su comunicación, su espiritualidad y su compromiso como cristiano católico.
  • Impulsando, en la medida de lo posible, las propias iniciativas que el joven pueda ir compartiendo para su propio acompañamiento y el de su comunidad.